Antes de explicar el detalle sobre los certificados para uso tributario, es importante que sepas que nosotros le mandamos esta información directamente al Servicio de Impuestos Internos y aparece en la declaración de renta sugerida para ti, así que no tienes que hacer nada para declarar tus inversiones.

Cuando inviertes en fondos mutuos, lo que haces es comprar cuotas de esos fondos. Cuando retiras tu inversión, vendes esas cuotas. Similar a comprar y vender acciones.

La rentabilidad para efectos tributarios se calcula como la diferencia entre el valor al que compraste las cuotas (cuando hiciste el aporte) y el valor al que las vendiste (cuando hiciste el retiro), considerando que las cuotas que estás vendiendo, son las primeras que compraste (lo que se conoce como FIFO, First In First Out, o “lo primero que entra es lo primero que sale”).

En el certificado, el “valor de venta” es el valor que tenían las cuotas al momento del retiro y el “valor de adquisición” es el valor que tenían esas cuotas que vendiste, al momento que hiciste el aporte.

¿Encontró su respuesta?