El APV está diseñado para complementar tu jubilación ahorrando por sobre lo cotizado obligatoriamente en tu AFP. Su comisión es menor porque está pensado para la pensión y, por lo tanto, para una inversión a laaargo plazo.

Como el APV es un mecanismo de ahorro adicional para tu pensión, no podemos recomendar ni promover su uso para fines que no sean previsionales.

Además, tiene algunas restricciones si rescatas el dinero antes de jubilarte y aplican otros impuestos y posibles retenciones. No tenemos certeza sobre temas tributarios que terminen por hacerlo menos conveniente:

  • Si retiras anticipadamente tu APV-A, puede que —además de devolver la bonificación— tengas que pagar impuestos mayores al global complementario por ese retiro. No sabemos las reglas exactas de tributación tramo a tramo y lamentablemente no podemos ser asesores tributarios.
  • Si retiras anticipadamente tu APV-B, tenemos que retener un 15% del monto total de tu rescate que se abonará al SII. La retención es para cubrir el impuesto específico que se cobra a los retiros anticipados del régimen B.

Además, hay dos beneficios que aplican a fondos mutuos serie A y no a APV:

  • Beneficio 108 LIR: no tributas sobre las ganancias en caso de reinversión. Esto sirve si quieres cambiar el riesgo de tu portafolio, por ejemplo.
  • Beneficio 57 LIR: si rescatas y tienes ganancias bajo cierto monto, no tienes que pagar impuestos. El monto máximo libre de impuestos es 30 UTM vigentes a diciembre de cada año y aplica para contribuyentes dependientes, pensionados y/o pequeños contribuyentes. De todas formas, existe una posibilidad de que este beneficio también pueda aplicarse a APV, pero no es claro.
¿Encontró su respuesta?