Depende de lo que ganes.

Si tus ingresos imponibles (líquido sin impuestos) mensuales son menores a $3.473.610 (a diciembre de 2019), te conviene invertir en el régimen A hasta maximizar el beneficio.

Cualquier monto que inviertas sobre ese monto debería irse al régimen B. Si tu sueldo imponible es mayor a $3.384.000, normalmente te convendrá tener todo tu APV en el régimen B.

Hicimos esta planilla para que veas qué régimen te conviene.

Para tener en cuenta:
La renta bruta es desde la que descuentan cotizaciones previsionales y de salud.
Después de eso queda la renta líquida imponible, que es sobre la que se descuenta el impuesto.
Después del descuento de impuesto queda la renta líquida.

¿Encontró su respuesta?