Cuando nos llegue una transferencia desde una cuenta bancaria con tu RUT, nuestro robot la va a reconocer como tuya y recibirás un mail en que te preguntamos en qué objetivo la quieres poner.

El depósito no se invierte hasta que lo asignes a alguno de tus objetivos.

Pero hay algo más bacán: puedes asignar reglas para no tener que revisar tu mail.

Lo encuentras en Automatizar.


Vas a ver algo así:

Puedes poner cualquier monto. La gracia está en que cualquier depósito entre esos rangos se va a ir al objetivo que tú elijas.

Otra cosa que puedes hacer es repartir tus depósitos a cada una de tus objetivos según un porcentaje que tú definas.

Y todo gracias a un robotito que se ve así:

¿Encontró su respuesta?