El tutor es quién administra la cuenta del hijo/a mientras no cumpla la mayoría de edad.

Por su lado, el menor tiene propiedad de la plata. Está a su nombre y es su dinero. Cumpliendo 18, podrá administrar la cuenta como cualquier mayor de edad.

¿Encontró su respuesta?