Si pudieras adivinar el momento exacto en que termine la bajada y empiece la subida, claro. Esa estrategia se llama market timing y es casi imposible hacerla de forma sostenida, porque 1) cuando te llega la información a ti de los cambios, ya será vox populi y el mercado habrá reaccionado, y 2) las transacciones no son inmediatas y pueden demorarse desde uno a varios días.

Al tratar de hacer market timing, lo más probable es que te pierdas la subida después de la bajada y termines abajo del rendimiento del mercado.

La línea gris muestra lo que realmente pasó con tu inversión si saliste en medio de una caída:

¿Encontró su respuesta?